(Texto) INTRODUCCIÓN

Esta publicación se ha preparado pensando en aquellos hermanos en Cristo que con sencillez y humildad de corazón han tomado la decisión de servir al Señor. No se pretende hacer un “manual para el usuario”, sino que se dispondrá de una serie de enseñanzas de las cosas fundamentales a tener presentes y consejos de lecciones aprendidas en el servicio al Señor. Especialmente, en el ministerio de la Palabra.

Estamos conscientes al proporcionar este material, que podría haber hermanos que esperan que cada publicación o capítulo sea realizada por cristianos que cuenten con el respaldo de credenciales académicas y/o estudios teológicos formales. Si usted espera esto en cada publicación, y para ahorrarle tiempo al acceder a nuestro sitio, no es lo único que nosotros consideramos. Por supuesto que agradecemos al Señor por aquellos hermanos que cuentan con dichos títulos y estudios, sabemos que muchos de ellos lo hicieron y hacen por amor al Señor; no obstante, nosotros también estamos conscientes que, al igual que ellos, hubieron y hay hermanos que  son autodidactas en su aprendizaje, y que, al igual que los otros hermanos, tienen el mismo amor por las Escrituras y la confianza en el Espíritu Santo que está interesado en guiarnos a toda la verdad (Jn. 16:13), enseñarnos y recordarnos (Jn. 14:26; 1Jn. 2:27), descubrirnos e iluminarnos (Ef. 1:17-19), permitirnos entender (Lc. 24:45) y revelarnos las profundidades de Dios (1Co. 2:10). 

Junto con lo anterior, hemos confiado y creemos de todo corazón que el Señor a través de los tiempos ha dado servidores en el ministerio de la Palabra a Su Iglesia[1]. Entendemos que esto ha sido para capacitarnos y perfeccionar nuestra fe, y también para aumentar el conocimiento de Dios y Su Hijo en nosotros (Ef. 4:11-16), con el fin de que podamos servir correctamente en Su presencia a los que son Su familia (Jn. 1:12; Ef. 2:19). Es por esto que agradecemos profundamente la seriedad y dedicación de todos estos hermanos, autodidactas y académicos, algunos viven y otros ya partieron a la presencia del Señor, algunos incluso ya partieron hace siglos. Entre los que viven hoy, hay algunos de los que tenemos el honor de ser compañeros y amigos, estos han dejado marcas en nuestro corazón y enseñanzas profundas que han contribuido en nuestro amor por el servicio al Señor. No es necesario dar sus nombres, pues como dice un cántico “ellos se saben aludidos”[2]

A todos aquellos esclavos de Dios y del Señor Jesucristo, que duermen y que viven, nuestros agradecimientos y que el Señor les recompense por la fidelidad y seriedad con la que han servido.

Esperamos en el Señor que las cosas registradas en cada publicación de esta serie, sean una ayuda y colaboración en la formación de aquellos que quieren servir con seriedad, sencillez, humildad y espiritualidad al Señor.

La bendición, la gloria, la sabiduría, la acción de gracias, el honor, el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén” (Ap. 7:12, RV1960).

Santiago-Chile, 2020.

Equipamiento Cristiano.


1 De ninguna manera es una mención a la institución llamada “Iglesia Católica”, sino a todos los que recibimos el Espíritu Santo como garantía de la realidad de nuestra fe en el Señor Jesús, Hijo de Dios, y por lo tanto volvimos a nacer. Esto incluye a cristianos de todo el mundo, época, lengua, tribu y nación, desde la glorificación del Hijo y el día de Pentecostés registrado en el libro de los Hechos 2, que es el día en que los hijos de Dios por derecho (Jn. 1:12), comenzaron a ser unidos al cuerpo de Cristo (1Cor. 12:13), Su Iglesia.
2 Marcos Vidal. (1997). Mi Regalo. Mi Regalo [CD]. España y Estados Unidos: Sparrow-Piedra Angular.